El avance de la industria solar de Estados Unidos se ha prácticamente paralizado mientras el Departamento de Comercio del evalúa una propuesta de imposición de aranceles, por los que podrían aumentar en más del 250% los costos de los módulos e impedirían alcanzar los objetivos de energía limpia del país, según indicó el presidente de Swinerton Renewable, un importante contratista de la industria en cuestión con sede en San Diego.

Los aranceles propuestos sobre los paneles y células solares aparecen en un momento en el que la industria solar, como muchas otras, se ha visto seriamente afectada por los problemas en la cadena de suministro, como los retrasos de envío, el aumento de los costos de envío, y el incremento en los costos de aluminio y acero, según indicó George Hershman en una entrevista reciente.

«Si se avanza con esta medida, entonces es claro que no lograremos alcanzar los objetivos», sostuvo Hershman acerca del descarrilamiento del objetivo de la Administración de Biden de descarbonizar el sector eléctrico del país y el objetivo de la Asociación de Industrias de la Energía Solar (SEIA) de lograr el 30% de la cuota solar de Estados Unidos para el año 2030.

El departamento está evaluando la posible imposición de aranceles a los módulos fabricados en Malasia, Vietnam y Tailandia luego de que cuatro empresas presentaran de manera anónima solicitudes por elusión de aranceles el 16 de agosto. En tales solicitudes, piden que se implementen aranceles de 50-250% sobre los módulos procedentes de esos países al 30 de septiembre.

En conjunto, Malasia, Vietnam y Tailandia representan el 80% de los módulos solares que se importan a Estados Unidos. Esta situación ha ocasionado gran incertidumbre porque las empresas estadounidenses no pueden absorber dicho riesgo de costo de suministro. Además, ya se ha detenido el desarrollo o se han demorado proyectos en el país, puntualizó Hershman.

«Hay mucha presión de caja en sobre la posibilidad de entregar en un momento particularmente optimista para la industria solar», agregó.

Según las proyecciones, la generación de energía solar dejaría atrás las nuevas construcciones de energía eólica este año debido a que la Administración de Biden apuntaba a seguir avanzando en la energía limpia y en la disminución de los costos de tecnología.

Pero junto con los problemas en la cadena de suministro, la industria se ha detenido, lamentó Hershman. Al referirse a las solicitudes presentadas ante el Departamento de Comercio, el directivo agregó que definitivamente «no respaldan el crecimiento de la industria y están dispuestas a alterarla».

SEIA critica la falta de acción del Departamento de Comercio

La Asociación de Industrias de la Energía Solar y otros altos cargos de la industria afirman que las solicitudes en contra de las importaciones carecen de mérito y deberían desestimarse. Pero el Departamento de Comercio todavía no se ha pronunciado al respecto y pidió mayor información, como la identidad de las empresas solicitantes.

«Lamentamos que el departamento no haya desestimado rotundamente estas solicitudes carentes de mérito», apuntó la presidenta y directora general de SEIA, Abigail Ross Hopper, en un comunicado del 29 de septiembre. «Sin embargo, los pormenores y la naturaleza de las preguntas hechas por el Departamento de Comercio a los solicitantes anónimos indican de manera clara que estos últimos han hecho una presentación en general sin la información que el departamento necesita para evaluar si iniciar o no la causa. Creemos que cuando los solicitantes modifiquen su presentación original, si es que lo hacen, quedará más que claro que no existe causa de elusión».

Fabricación de acero

Si bien Estados Unidos depende de una economía mundial, se necesitan programas y política fiscales para crear una fabricación local y la cadena de suministro, respondió Hershman al explicar por qué defiende la ley que regula la fabricación de energía solar en el país (Solar Energy Manufacturing for America), que otorgaría créditos fiscales a los fabricantes nacionales.

«Hay varios productos que intervienen en la fabricación con energía solar», señaló Hershman. «Ninguno de nosotros puede permitirse perder los años que llevaría crear la estructura. Tenemos que importar mientras desarrollamos nuestra fabricación en el país. Solo que no podemos esperar hasta lograrlo».

Sin embargo, un área en la que se debe poner la atención es en la fabricación de acero, dado que Estados Unidos ya cuenta con la infraestructura para hacerlo y podría fabricar los sistemas de bastidores de acero utilizados en los módulos solares, agregó el directivo.

«Hay cosas que podemos construir aquí de manera rápida e implementarlas», sostuvo.

Según explicó, construir una infraestructura para fabricar mediante energía solar en Estados Unidos llevaría de dos a tres años, pero la fabricación de los sistemas de bastidores de acero podría ponerse marcha en algunos meses.

Si bien la fabricación crearía cientos de puestos de trabajo en el país norteamericano, las instalaciones solares serían el principal generador de empleo, ya que se podría contratar a 5.000 personas, sostuvo Hershman, que citó al diseño, la ingeniería y otros trabajos relacionados con las instalaciones.

La demora de los proyectos por falta de suministro de módulos supone «pérdidas de trabajo reales», sostuvo Hershman. «Queremos empleados con gran formación y motivación en esta industria».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad