A principios de este mes, Estados Unidos y la Unión Europea se comprometieron a cooperar para resolver los problemas derivados de los aranceles del artículo 232 sobre el acero y el aluminio.

Sin embargo, las acerías de Estados Unidos y los grupos que representan a la industria no prevén que los aranceles sobre los metales desaparezcan por completo sin la aplicación de otra medida comercial, según afirmaron los altos cargos de la industria en una conferencia de prensa que la Asociación para la Tecnología del Hierro y el Acero organizó el 30 de junio.

«Estamos dialogando con la Unión Europea para tratar de encontrar una solución viable, pero no se pueden eliminar los aranceles del artículo 232 sin sustituirlos por algo», declaró Philip Bell, presidente de la Asociación de Fabricantes de Acero. «La propia Unión Europea ha prorrogado sus medidas de salvaguardia por otros tres años, por lo que sería muy poco razonable que esperasen que Estados Unidos no tuviese algo en marcha para sustituir a las del artículo 232 y tiene que ser algo que impida que se produzcan aumentos de las importaciones».

Bell aseguró que aplaude a la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, por adoptar un «enfoque muy medido y total del Gobierno» con respecto a los aranceles de importación del 25% sobre el acero que el expresidente Donald Trump impuso en marzo de 2018.

«Sí creo que lograremos algún tipo de avance», afirmó Bell sobre las conversaciones bilaterales con la Unión Europea. «Necesitamos la ayuda de la Unión Europea porque ellos tienen que lidiar con su propio exceso de capacidad y también tienen que ayudarnos a hacer frente al exceso de capacidad mundial».

Aunque la administración Biden se ha comprometido a mantener un diálogo con la Unión Europea, no existe ningún compromiso para poner fin a los aranceles antes de que finalice este año, afirmó Kevin Dempsey, consejero delegado del Instituto Norteamericano del Hierro y el Acero.

Además, la administración Biden también se ha comprometido a preservar la viabilidad de la industria siderúrgica en Estados Unidos y eso no ocurrirá si se eliminan los aranceles, señaló Dempsey.

«Hasta que no resolvamos ese problema de exceso de capacidad mundial impulsado por las subvenciones de los gobiernos extranjeros, nos enfrentaremos a la amenaza de aumentos recurrentes de las importaciones», indicó. «Cada vez que haya una caída de la demanda, como hemos visto en el pasado, el exceso de acero inundará el mercado más abierto y por eso es fundamental que mantengamos una medida eficaz que impida nuevos aumentos».

El consejero delegado de Cleveland-Cliffs, Lourenco Goncalves, indicó que, si bien los aranceles están en vigor por un periodo de tiempo indefinido, el artículo 232 no debería estar en vigor para siempre, pero los problemas que condujeron a este artículo no desaparecerán hasta que se alcancen soluciones para abordar el exceso de capacidad de acero a nivel mundial.

«El artículo 232 fue un parche; una medida de emergencia aplicada, y con razón, para detener la hemorragia y luego organizarnos y ver dónde está el problema en realidad«, afirmó Goncalves. «El problema en este momento está muy claro, es el exceso de capacidad; empieza en China, pero no termina en China«.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad