La Asociación Europea del Acero, EUROFER, informó el 2 de febrero que prevé una caída más pronunciada en las cifras de consumo de acero de 2022 después de que los datos del tercer trimestre confirmaran y agudizaran las tendencias negativas observadas en el segundo trimestre. La asociación también estima que el consumo continuará cayendo en 2023, aunque a un ritmo más lento.

En su último informe de perspectivas económicas y del mercado del acero, EUROFER señaló que ahora prevé una caída del 4,6% en el consumo de acero de 2022, en comparación con el descenso del 3,5% que había previsto para el año en su perspectiva anterior.

Para 2023, se estima que el consumo vuelva a retroceder un 1,6%, ligeramente menos de la caída del 1,9% que pronosticó anteriormente.

La asociación indicó que, a pesar de una resistencia más generalizada de la economía de la Unión Europea, el consumo aparente de acero en el tercer trimestre de 2022 alcanzó su nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2020, con una caída del 11,2% hasta los 32,2 M.Ton., después de una disminución del 4,7% en el segundo trimestre.

Todos los factores a la baja que se materializaron en el primer semestre de 2022 han persistido, según el informe, y se esperan nuevos descensos en el cuarto trimestre de 2022 y al menos hasta la primera mitad de 2023. Como resultado, 2023 será el cuarto año de recesión de la demanda de acero en los últimos cinco años.

Se estima que la demanda de acero se recupere un 1,6% en 2024, aunque persiste la incertidumbre y la recuperación seguirá condicionada a la evolución de los precios de la energía, la guerra entre Rusia y Ucrania y su impacto en la inflación y las cadenas de suministro mundiales, según EUROFER.

La asociación precisó que las entregas nacionales cayeron un 10,5% en el tercer trimestre de 2022, el tercer trimestre consecutivo de caídas, al igual que las importaciones, incluidos los productos semiacabados, que descendieron un 17,2% por primera vez desde 2021.

«Estamos siendo testigos de lo que hemos estado advirtiendo en los últimos meses: las crisis energéticas, la inflación, los problemas de la cadena de suministro, los costes de descarbonización sin precedentes combinados con las importaciones masivas y baratas de terceros países son un cóctel tóxico para la industria», declaró el director general de EUROFER, Axel Eggert, en un comunicado.

«El estado del sector siderúrgico es la prueba de fuego para toda la industria de la Unión Europea, dadas las numerosas cadenas de valor con el acero en su núcleo», añadió. Debería «ser una señal de alarma sobre las perspectivas de desarrollo de la economía de tecnologías limpias de Europa», apuntó.

Eggert explicó que las bases de la transición energética deben asentarse e impulsar la demanda de acero bajo en carbono de la Unión Europea para tener éxito.

Crecimiento del tercer trimestre en los sectores que utilizan acero

A pesar de la menor demanda general, EUROFER señaló en el informe que ha habido un crecimiento continuo del 4% en el tercer trimestre de 2022 en la producción de los sectores que utilizan acero, el séptimo crecimiento trimestral interanual consecutivo, debido a su resistencia, mayor de la esperada, y la eliminación de las medidas de confinamiento relacionadas con el coronavirus después de la pandemia.

«Esta tendencia positiva ha continuado desde entonces, a pesar del impacto negativo del aumento de los problemas de la cadena de suministro y el encarecimiento de la energía en la actividad de producción total en los sectores que utilizan acero», afirmó EUROFER.

La asociación mencionó que el repunte del 20,7% de los sectores de la construcción, la ingeniería mecánica y el transporte, especialmente la industria automotriz, podría compensar la dinámica negativa de los electrodomésticos locales, que cayeron un 0,3%.

La producción del sector automotor creció un 20,7% en el tercer trimestre de 2022, debido a la reducción de las interrupciones de la cadena de suministro y la falta de componentes, entre otros, según la asociación.

«Se estima que el crecimiento de los sectores que utilizan acero llegue a su fin en el cuarto trimestre de 2022», afirmó EUROFER, que citó el rápido deterioro de las perspectivas industriales y económicas mundiales junto con los efectos duraderos del aumento de los costes de la energía.

Sin embargo, añadió que 2022 aún debería ver una expansión general de la producción del 2,1%, por encima de la perspectiva anterior de un aumento del 1,9%.

«Las consecuencias de los altos precios de la energía, la continuación de la guerra en Ucrania y las interrupciones relacionadas se prolongarán y afectarán más en la primera mitad de 2023», manifestó EUROFER, lo que podría conducir a una recesión del 0,6%, la segunda en la producción industrial ponderada de acero desde 2013.

«En cualquier caso, la evolución general de la demanda de acero sigue sujeta a una incertidumbre muy alta, lo que probablemente seguirá socavando la demanda de los sectores que utilizan acero al menos durante la primera mitad de 2023», indicó.

Sin embargo, la asociación confía en una recuperación gradual del 1,6% en 2024, si se confirma un escenario positivo y se recupera la confianza.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad