Los pedidos de acero en la Unión Europea todavía no han vuelto a los niveles de antes de la pandemia, a excepción de los del sector del motor, donde el repunte ha sido bastante pronunciado, según declaró el 6 de mayo Alessandro Sciamarelli, director de análisis del mercado de la Asociación Europea del Acero (EUROFER).

El alto cargo de EUROFER indicó que estos datos se han registrado pese al repunte de los pedidos visto en el tercer y el cuarto trimestre de 2020 y en el primer trimestre de 2021 gracias al impulso de la industria.

«El consumo de acero [en la UE] sigue a niveles bajos en términos históricos», indicó Sciamarelli en una presentación realizada en un seminario web. «El consumo aparente de acero lleva disminuyendo desde principios de 2019, mucho antes del comienzo de la pandemia, lo que refleja una tendencia negativa de la demanda de acero, un descenso de la actividad de manufactura y liquidación de existencias«.

Según manifestó, el descenso estimado del 11,7% en el consumo aparente de la UE durante este año no contrarrestará los descensos del 5,3% en 2019 y del 11% en 2020.

El consumo real de acero (el uso de acero en procesos de producción de diversos sectores) en la UE cayó un 10,4% en 2020 respecto a los niveles de 2019 debido al impacto de la pandemia y está previsto que repunte un 7,7% en 2021 y repunte otro 4% en 2022, según señaló la asociación en un informe sobre el panorama del mercado en 2020-21. En el cuarto trimestre de 2020, los volúmenes de consumo alcanzaron los 36,3 M.Ton.

La producción de la construcción aumentarán según las previsiones un 5% en 2021 y un 4% en 2022 tras caer un 4,6% en 2020 y un 3,3% en 2019, según datos de EUROFER.

Está previsto que la producción del sector del motor repunte en 2021 un 15,9%, a lo que seguirá un crecimiento más moderado del 4,2% en 2022, según datos obtenidos de los miembros de EUROFER. La producción del sector del motor cayó un 19,8% durante la totalidad del año 2020, tras haber disminuido un 5% en 2019, según el informe.

Las estimaciones apuntan a que la actividad del sector de la ingeniería mecánica repuntará en 2021 (8%) y seguirá mejorando en 2022 (3,6%). En 2020, el sector de la ingeniería mecánica sufrió una caída del 11,7%, tras haberse mantenido estable en 2019, cuando disminuyó tan solo un 0,9%, según EUROFER.

Las importaciones mantienen una elevada cuota de mercado

Las importaciones de acero llegadas a la UE desde terceros países disminuyeron el año pasado en términos de volumen en conjunto con el descenso de la demanda, con una caída del 18% hasta un volumen de aproximadamente 23 M.Ton. tras haber caído un 12% en 2019. Sin embargo, pese al descenso de la demanda en Europa y el uso de políticas comerciales, la cuota de mercado de las importaciones en la Unión Europea no ha disminuido en términos históricos, según Sciamarelli. Esta situación se observa particularmente en el caso de los productos planos, que se hicieron con una cuota de mercado del 22,3% en el tercer trimestre de 2020, mientras que los productos largos se hicieron con una cuota de mercado del 9,1%.

Esta situación se debió en parte a que la producción de acero en la UE nunca se ha recuperado desde la caída del 30% vista en 2009, en mitad de la crisis económica mundial, a la que en 2020 siguió un descenso del 12,1%.

Las condiciones de las medidas de salvaguardia seguirán existiendo

Karl Tachelet, director de comercio internacional y director de relaciones externas de EUROFER, declaró durante una presentación que «los múltiples aranceles antidumping al acero de la UE no han bastado para cambiar la tendencia de fuertes alzas de las importaciones de acero a la UE durante el periodo antes de la implementación del sistema de salvaguardias de la UE y de los aranceles del artículo 232 en Estados Unidos».

Entre 2012 y 2018, las importaciones de acero llegadas a la UE aumentaron un 112%, mientras que las exportaciones se redujeron un 26%, según datos de EUROFER. Por tanto, argumentó Tachelet, «las condiciones básicas para seguir aplicando las medidas de salvaguardia siguen existiendo».

Está previsto que el sistema actual de medidas de salvaguardia y cuotas de importación expire el 30 de junio. Actualmente, la Comisión Europea está analizando las ventajas y desventajas de prorrogar estas medidas. En general, los productores de la UE se muestran a favor, y los consumidores, en contra.

La escasez actual de suministro de ciertos productos en el mercado europeo, que ha llevado los precios de productos como la bobina laminada en caliente hasta el máximo histórico, no son el resultado del sistema de cuotas actual, sino más bien de «situaciones de escasez temporales en una cadena de suministro alterada por la pandemia», según Sciamarelli.

La persistente situación de exceso de capacidad de acero en el mundo, que además está empeorando, hace de las medidas de salvaguardia «un factor clave de estabilidad en un mercado volátil», aseguró Tachelet. Aunque, según la OCDE, el exceso mundial de capacidad de acero se estimó en aproximadamente 650 millones de toneladas en 2020 (de las que aproximadamente la mitad se sitúa en China), el directivo indicó que también hay «regiones que van camino de alcanzar un exceso de capacidad» como Irán (donde se está poniendo en marcha un volumen «enorme» de capacidad nueva), Indonesia, Vietnam, India, Corea del Sur, Brasil, Rusia y Turquía, donde hay en marcha inversiones en dos nuevos altos hornos.

En comparación, la UE cerró de manera permanente 22-25 M.Ton. de capacidad entre 2009 y 2019, incluidos 3 M.Ton. en 2019, según EUROFER.

«Vamos a ver situaciones más graves en el futuro», advirtió Tachelet.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad