Las estimaciones apuntan a que los precios del acero de Europa seguirán aumentando porque es probable que continúe la situación de falta de suministro de acero tras la propuesta de la Unión Europea de prorrogar las cuotas de salvaguardia a las importaciones de acero llegadas a la región.

La Unión Europea notificó a la Organización Mundial del Comercio el 10 de junio que iba a proponer una prórroga de las cuotas de salvaguardia para el acero durante un periodo de tres años, con una liberalización del 3% anual de los niveles de cuota. El actual sistema de salvaguardias, que lleva regulando las importaciones llegadas a la Unión Europea desde 2018, iba a expirar el 30 de junio tras tres años operativo. La Unión Europea ha solicitado reacciones del mercado a la propuesta para el día 18 de junio.

Los participantes del mercado mostraron reacciones diversas el 14 de junio. Aunque la mayoría de las fuentes cree que las medidas de salvaguardia se mantendrán en vigor, los exportadores a la Unión Europea y los compradores de importaciones tenían la esperanza de que se aplicara un alza del 5% a los niveles de cuota para combatir la actual falta de suministro de acero que está afectando a Europa.

Los compradores europeos prevén que seguirá faltando mercancía

«Creo que va a resultar difícil para la economía. Obviamente, las acerías de Europa Occidental no están en condiciones de cubrir la demanda de Europa», señaló un almacenista alemán. «Un aumento del 3% no representa absolutamente ninguna diferencia. El sur de Europa será la región más afectada. En esta región suelen ser adictos a las importaciones y, si se bloquean, en particular en Italia (con el problema de Ilva), será difícil satisfacer la totalidad de la demanda», añadió la fuente.

Italia, un mercado que suele depender de las importaciones, lleva sumido en una situación de escasez de productos de bobina, en particular debido a que Acciaierie d’Italia, la planta anteriormente llamada Ilva que está ubicada en el sur de Italia, lleva tiempo sin producir a capacidad máxima.

«La decisión resulta sorprendente porque pensábamos que, debido a la situación general de aumentos de los precios de las materias primas y nacionales, esperábamos que se diera cierta relajación de las importaciones para ajustar la demanda de acero, que está muy desequilibrada», indicó una fuente de un relaminador italiano. «No cabe duda de que los compradores de acero no van a reaccionar de manera positiva a esta medida porque claramente resulta difícil entender cómo podemos mantener las importaciones con esta disciplina en el entorno actual. Los compradores van a tener que ajustar su estrategia».

Los precios de los laminados en caliente en Europa se han mostrado estables y con cierta tendencia a la baja últimamente, si bien los precios se mantienen a máximos históricos. La evaluación diaria de Platts de la BLC se situó en 1.132,50 EUR/t EXW Ruhr el 14 de junio. En marzo de este año, la evaluación superó el anterior máximo histórico, de 800 EUR/t, alcanzado en junio de 2008.

La evaluación semanal de la varilla del noroeste de Europa se situó en 800 EUR/t EXW noroeste de Europa el 11 de junio, cerca del máximo histórico de 815 EUR/t alcanzado en junio y julio de 2008.

«Esto no hará más que añadir más leña al fuego del mercado, que lleva dos semanas de estabilidad de precios pero confía en que pronto se tomará una decisión de salvaguardia. El mercado va a reaccionar con la vuelta de más compradores y los precios se incrementarán», explicó la fuente italiana.

Los exportadores de la Unión Europea no se muestran sorprendidos

Veysel Yayan, secretario general de la Asociación de Productores de Acero de Turquía (TCUD), declaró que la propuesta de extensión de las salvaguardas es «proteccionistas», opuesta a las normas del libre comercio y una demostración de una actitud inconsistente por parte de la Unión Europea.

«Mientras negocian con Estados Unidos la eliminación de las barreras comerciales, amplían las barreras contra nosotros de forma injusta», manifestó el secretario general. La industria del acero de Turquía, que actualmente está expandiendo su capacidad de producción, se contaría entre las más afectadas por la prórroga de las salvaguardias de la Unión Europea.

Un agente turco indicó que los exportadores turcos podrían seguir vendiendo a mercados de exportación alternativos de Estados Unidos y Latinoamérica, pero que los compradores europeos van a seguir notando las consecuencias de la falta de suministro.

«Los compradores europeos van a tener un problema: los precios de la BLC están muy altos y han dejado el mercado en manos de Arcelor», señaló el agente.

Otro operador turco señaló que las exportaciones van a seguir «de la manera habitual» y pronosticó que la investigación antidumping de la Comisión Europea en torno a las importaciones de bobina galvanizada en caliente de Turquía y Rusia a la Unión Europea van a suponerles un problema a los exportadores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad