La Comisión Europea ha publicado formalmente las medidas de salvaguardia de las importaciones de acero a la Unión Europea para los próximos tres años, de modo que se mantendrán las salvaguardias para las 26 categorías de productos siderúrgicos, sujetas a una revisión anual. La prórroga de las medidas de salvaguardia, que enfrenta a comerciantes y consumidores con las acerías, entrará en vigor de manera oficial a partir del 1 de julio.

La nueva normativa, muy esperada por el mercado, se diferencia del sistema anterior en que el contingente arancelario anual utilizado para regular las importaciones se ampliará a partir de ahora en un 3% anual, en lugar del anterior aumento del 5% anual.

La Comisión Europea ha ampliado estas medidas de salvaguardia porque considera que «la situación financiera de la industria siderúrgica de la Unión sigue siendo frágil». La Comisión Europea notificó el 11 de junio a la Organización Mundial del Comercio su intención de ampliar las medidas de salvaguardia, y los Estados miembros lo aprobaron el 18 de junio.

La federación europea de productores de acero, EUROFER, celebró la prórroga. «Las condiciones que motivaron inicialmente la aplicación de las medidas de salvaguardia siguen estando muy presentes, como el exceso de capacidad siderúrgica mundial y el artículo 232 de Estados Unidos», declaró Axel Eggert, director general de EUROFER.

Las medidas de salvaguardia actuales se establecieron en julio de 2018 para proteger el mercado de la Unión Europea contra la desviación del flujo comercial tras la imposición por parte de Estados Unidos de los aranceles del artículo 232 a las importaciones de acero en marzo de ese año.

El fin del libre comercio

Si bien era muy esperada y celebrada por las acerías, la prórroga no fue del agrado de los comerciantes, que prevén una mayor presión al alza de los precios en un mercado que sufre una gran escasez de material en algunas categorías de productos.

«Creo que esta decisión se ha tomado para apoyar principalmente a la industria siderúrgica y no a los consumidores», señaló un comerciante de la Unión Europea. «El precio se mantendrá muy alto y fomentará la inflación de los precios del acero, así como la volatilidad. Si a esto se le suman todas las investigaciones antidumping, se podría pensar que estamos ante el fin del libre comercio, en el que todo el mundo quiere proteger su industria siderúrgica. Como ya sabemos, esto no funciona».

Un comprador de acero italiano calificó la prórroga de «desastre, las acerías de la Unión Europea no podrán ofrecer todos los productos que necesitamos, este año ha sido nefasto para su servicio, con retrasos increíbles y una especulación fuera de lo normal: realmente nos preocupa lo que ocurrirá en los próximos meses».

Los precios de los productos de acero, tanto planos como largos, han alcanzado este año su nivel más alto en Europa, al igual que en Estados Unidos. Los compradores de acero se han hecho eco de los aumentos de precios, pero también de la dificultad para encontrar material.

Los precios, en máximos históricos

Según el analizador de precios de Platts, los precios en la Unión Europea alcanzaron su nivel histórico más alto. El 21 de junio, el precio de referencia de la bobina laminada en caliente (BLC) del Ruhr de Platts alcanzó un récord de 1.190 EUR/t, y se redujo ligeramente hasta la evaluación del 28 de junio de 1.187,50 EUR/t. La varilla de la Unión Europea también alcanzó el nivel más alto de todos los tiempos en junio, cuando se situó en 817,50 EUR/t, precio de entrega.

Euranimi, una asociación de consumidores de acero con sede en Bruselas que representa a la «parte media de la cadena de suministro» (importadores, distribuidores, comerciantes y procesadores), opinó que «resulta incomprensible que la Unión Europea opte por ignorar lo que ocurre con los intermediarios del sector de procesamiento y se aferre a una lógica proteccionista que ya no se justifica en un contexto de franca escasez de material y de plazos de entrega excepcionalmente largos que provocan un aumento constante de los precios».

«La realidad económica que se derivará de esta decisión será que innumerables empresas europeas de procesamiento de acero, que hoy en día ya están en una situación de extrema necesidad de material, recibirán sólo una fracción de sus pedidos de acero, que se les entregará mucho más tarde y a un precio mucho más alto. Euranimi no entiende por qué se considera que esta medida es favorable para la economía europea».

La Comisión Europea, en su documento sobre las medidas de salvaguardia, argumentó que «la Comisión constató que los aumentos de los precios del acero que se han observado recientemente en el mercado siderúrgico de la Unión Europea no se pueden atribuir a la medida de salvaguardia de la Unión Europea ni ser el resultado de la misma, ya que en los mercados mundiales también se registran precios tan elevados y, sin embargo, hay grandes volúmenes de contingentes libres de aranceles que siguen sin utilizarse en virtud de la medida de salvaguardia».

En cuanto a la escasez de material, señaló que «los problemas de suministro que se experimentaron tras la recuperación de la demanda fueron transitorios y que cuando la industria de la Unión Europea vuelva a poner en funcionamiento las instalaciones paradas, que ya se está llevando a cabo, debería contribuir a garantizar el retorno a las condiciones normales de suministro de acero anteriores a la pandemia en un plazo razonablemente corto».

Más información en: https://www.siderex.es/wp-content/uploads/2021/06/20210628-Press-release-Extension-of-EU-steel-safeguard.pdf

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad