Cuarenta y cinco consejeros delegados de empresas siderúrgicas europeas han enviado una carta abierta a los jefes de Estado, gobiernos e instituciones de la Unión Europea instando un cambio repentino y significativamente negativo en las perspectivas de la industria siderúrgica del bloque europeo». Además, ha puesto en peligro las plantas, la producción y miles de puestos de trabajo, comentaron.

La carta, distribuida el martes por EUROFER, la asociación europea de acero, exige «medidas urgentes por parte de los responsables políticos para ayudar a la industria a superar los efectos de distorsión del acero desviado a la Unión Europea desde la imposición de los aranceles estadounidenses a la importación de acero en 2018».

Las importaciones de acero en la Unión Europea se han duplicado con creces desde 2013, y han alcanzado casi 30 M.Ton. desde la imposición de los aranceles estadounidenses sobre las importaciones de acero en 2018, reza la carta.

La demanda de acero de la Unión Europea ha aumentado de forma insignificante desde 2013 y se espera que disminuya en 2019. El sector se ve eclipsado por el exceso mundial de capacidad de acero, los malos resultados económicos de la Unión Europea, los elevados y volátiles precios de las materias primas y los «costes de emisión de CO2, que son cinco veces superiores a los de principios de 2018 y que recaen sobre los productores de acero de la Unión Europea, pero no sobre las importaciones de acero en la Unión Europea», según la carta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad