Síderex ha participado, junto a otros clúster vascos, en una encuesta titulada “Concienciados… pero sin perder el norte” publicada en un suplemento especial sobre eficiencia energética de la publicación económica Empresa XXI. En términos generales las asociaciones empresariales coinciden en que sus socios están apostando por la economía circular. Asimismo, abogan por desarrollar políticas que permitan defenderse de los competidores exteriores que, actualmente, no aplican criterios ambientales.

En esta línea, el managing director de Siderex, Asier San Millán, ha destacado que “conseguir los subproductos que se generan después de la valorización tengan una salida de mercado nos daría un plus en la mejora de nuestra competitividad”. Asimismo, considera que se debe “exigir lo mismo” a la industria europea y sus productos que a los que llegan de fuera de la Unión Europea.

Europa avanza en su apuesta por liderar la transición del modelo económico. ¿Considera que la mayoría de las empresas están en condiciones de adaptarse al cambio a la velocidad requerida, o deberían escalonarse más los pasos?

Los nuevos objetivos europeos incluyen 96 obligaciones legales en materias de residuos demás de las ya existentes. Una cosa es lo que determina Bruselas y otra la realidad de las empresas.

El sector está totalmente concienciado de qué se tiene que abordar en este ámbito, pero para afrontar todas estas medidas y acelerar la transición de Europa hacia una Economía Circular promoviendo un crecimiento económico sostenible, se requiere de tiempo y recursos por parte de la Unión Europea.

¿Cree que la industria europea corre riesgos de competitividad si las administraciones no simultanean la exigencia normativa medioambiental a sus empresas con las medidas defensivas frente a una oferta exterior no obligada en igual intensidad en este campo?

El sector demanda competir en igualdad de condiciones. Los nuevos objetivos son muy exigentes y habría que considerar la implantación de nuevas medidas defensivas a las ya tradicionales frente a terceros países que no cumplen con estas exigencias medioambientales.

La imposición de tasas por emisiones o aranceles medioambientales de entrada que defiendan los intereses de la industria europea y que permitan contrarrestar y defender nuestro modelo de producción podría ser una buena iniciativa. Eso sí, la UE debería ser ágil para activar este tipo de medidas.

¿Desde su punto de vista, y para las empresas vascas, la actual política de Economía Circular y exigencias en el uso de vertedero pone en riesgo la actividad industrial de las compañías?

Las Administraciones en general deberían de estar alineadas con las necesidades de la industria. La valorización de los residuos que genera la industria es muy importante, pero habría que definir muy bien una salida de mercado de eses subproductos generados.

El sector lleva manifestando una postura clara y evidente de asunción de criterios de sostenibilidad en su gestión de respeto y conciencia medioambiental, situándose a la cabeza frente a otros sectores.

¿Considera que la Economía Circular y la Valorización de residuos industriales son una fuente real de oportunidades para el desarrollo de la industria vasca y un camino de competitividad futura?

En los últimos años se han invertido muchos esfuerzos en la búsqueda de alternativas tecnológicas económicas y técnicamente viables para la gestión de residuos cuyo destino final era la deposición en vertedero.

Hay que tratar que estos subproductos que se generen después de la valorización de residuos tengan una salida de mercado. Esa autosuficiencia, no dependiendo de terceros, nos daría un plus en la mejora de nuestra competitividad.

¿Desde su Cluster qué medidas sugeriría para facilitar la transición económica de su sector en el desafío de la ecología industrial?

Sobre todo, conocimiento, conocer de primera mano qué es lo que realmente se está tratando en la Unión Europea y desde el Cluster, ser los facilitadores de cada ámbito. Desde el Cluster tratamos de dinamizar todos estos foros para facilitar la transición de las empresas.

No queremos dejar pasar la oportunidad de poner en valor este tema: el sector siderúrgico es netamente reciclador ya que el acero se puede reciclar indefinidamente evitando que el material reciclable acabe en vertedero. De igual modo las empresas llevan mucho tiempo invirtiendo en este ámbito con el objetivo de ser más sostenibles en campos como la eficiencia energética, emisiones, etc.

¿Su clúster está realizando acciones en el campo de la sostenibilidad y la economía circular?

Desde el Clúster llevamos ya unos años trabajando en proyectos colaborativos con empresas para abordar el ámbito de la sostenibilidad o economía circular.

Un ejemplo de ello es el trabajo realizado en el marco de tecnologías avanzadas de recuperación de metales y carbonatación de residuos siderúrgicos o calculando, a través de una herramienta específicamente desarrollada para tal efecto, la huella ambiental de producto en empresas.

De igual manera, estamos involucrados en la investigación de nuevas tecnologías y procesos con aplicación intensiva del hidrógeno en la industria del acero para alcanzar la neutralidad climática y paralelamente estamos analizando la posibilidad de crear una planta de valorización de residuos no peligrosos.

Fuente: Empresa XXI

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad