El periodo estival de poca actividad está cerca de tocar a su fin, y el mercado europeo está centrado en la posibilidad de que la disputa de los aranceles al acero del artículo 232 se resuelva el 1 de noviembre, lo que podría devolver algo de flexibilidad a rutas comerciales esenciales entre Europa y Estados Unidos, de acuerdo con el reglamento de la OMC.

En caso de que el arancel a las exportaciones de acero de Europa llegue a abolirse, los compradores del mercado interno temen que podría darse un nuevo aumento de los precios locales del acero en un momento en el que los precios de la bobina laminada en caliente (BLC) se mantienen por encima de los 1.100 EUR/t EXW Ruhr y los niveles de existencias internos en Europa siguen muy ajustados.

Estados Unidos y la Unión Europea habían acordado con anterioridad cooperar para resolver el conflicto sobre el comercio de metales, derivado de los aranceles del artículo 232 sobre el acero y el aluminio de los exportadores europeos, antes de que finalice el año, según un comunicado conjunto publicado tras la cumbre entre Estados Unidos y la Unión Europea del 15 de junio.

No obstante, puede que resulte complicado alcanzar un acuerdo, dado que los aranceles al acero suponen un componente integral de la industria del acero de Estados Unidos, en particular estados grandes productores como Ohio, Pensilvania e Indiana.

Actualmente no hay en vigor un sistema de cuotas al acero en Estados Unidos, mientras que las medidas de salvaguardia de acero están muy fijadas en el mercado interno de Europa. A partir del 1 de julio, las medidas de salvaguardia contra las importaciones de acero de Europa se han prorrogado por un periodo adicional de tres años e incluyeron tan solo un leve incremento del 3% a los permisos de cuotas ya existentes.

El mercado europeo del acero reacciona mientras sigue aumentando la preocupación

Las reacciones a la posible eliminación de los aranceles del artículo 232 han cambiado entre las distintas fuentes. Los vendedores se muestran dispuestos a sacarle partido al arbitraje de Estados Unidos, mientras que el aumento de los precios nacionales podría traducirse en problemas financieros para los compradores que ya están teniendo dificultades para prorrogar los plazos de pago de sus créditos.

«La eliminación de un arancel del 25% a las importaciones de material de la Unión Europea llegadas a Estados Unidos podría traducirse en un aumento de las exportaciones de Europa y los precios aquí. Quienes tengan acceso a buenas redes de logística se beneficiarían», explicó un distribuidor alemán.

En el Benelux, una fuente de un centro de servicios señaló que los aranceles del artículo 232 suponen una «auténtica amenaza» para Europa, pero añadió que el aumento de los precios nacionales es necesario para financiar la producción de acero verde.

«Creo que lo que quiere la Unión Europea es mantener los precios a un nivel alto para financiar la transición hacia la producción de acero neutra en carbono. De no lograron, la Unión Europea y los estados individuales tendrán que proporcionar enormes subvenciones para mantener la industria del acero en la región», razonó la fuente. Esta fuente añadió que China está muy atenta a la situación.

Si el arancel llega a retirarse, un comprador del Benelux también se mostró de acuerdo con la posibilidad de un alza de los precios de Europa, pero consideró improbable que la Administración de Biden ceda fácilmente.

«Tengo la sensación de que el presidente Biden tiene la misma política que Trump, es decir, que los Estados Unidos tienen prioridad. La única diferencia es que lo dice de una manera más amigable», explicó el comprador.

El expresidente Donald Trump aplicó aranceles del 25% sobre el acero y del 10% sobre el aluminio a las importaciones de metal de la mayoría de los países en virtud del artículo 232 en marzo de 2018. El arancel se impuso tras la investigación del Departamento de Comercio que concluyó que el aumento de las importaciones de acero y aluminio suponía una amenaza para la seguridad nacional.

Las acerías se mostraron más optimistas respecto a las negociaciones arancelarias después de haberse decantado por no incrementar los precios porque creían posible que se eliminaran los aranceles del artículo 232. En cualquier caso, los productores europeos no tienen prisa por empezar a aplicar otro aumento de los precios, dado que las dinámicas actuales del mercado los benefician, según explicó una fuente de un distribuidor del Benelux.

«Las acerías mantienen los precios sin cambios. Las carteras de pedidos están en un buen momento, ya tienen vendida toda la mercancía de septiembre. Por tanto, salvo que ocurra algo significativo como una decisión respecto al artículo 232, no creo que se dé ningún cambio», estimó.

La evaluación de S&P Global Platts de los precios de la BLC del norte de Europa se mantuvo estable en 1.145 EUR/t EXW Ruhr el 19 de agosto, mientras que, en el sur de Europa, los precios siguieron sin cambios en 1.045 EUR/t EXW Italia.

Desde comienzos de este año, los precios de la BLC del Ruhr se han incrementado 480 EUR/t, mientras que, en Italia, los precios de la BLC se han alzado casi 390 EUR/t.

El gerente de un centro de servicios de Turquía informó de que no cree que la eliminación de los aranceles del artículo 232 tengan un efecto al alza muy pronunciado sobre los precios, dado que la previsión de descensos ha comenzado a dominar el clima del mercado del acero en todo el mundo en las últimas semanas, en las que los precios de las materias primas han disminuido.

«El efecto de la eliminación del artículo 232 sobre los precios podría ser breve mientras sigue mejorando la situación de disponibilidad en el mercado mundial. Hay más opciones de suministro. Los productores de India ya han vuelto al mercado y los productores vietnamitas están listos para incorporarse al mercado tanto en la Unión Europea como en Estados Unidos con precios competitivos. Estos proveedores podrían cambiar todo el panorama del mercado», estimó.

Diversidad de previsiones para el mercado estadounidense por el artículo 232

Fuentes del mercado estadounidense también han expresado su opinión sobre cómo podría solucionarse la disputa actual.

«No estoy convencido de que excluir a la Unión Europea de las medidas del artículo 232 vaya a tener un efecto inmediato», opinó un operador de Estados Unidos. «Todo el mundo habla del 1 de noviembre como fecha para una posible solución, pero creo que sería más bien un periodo de transición de 60-90 días».

El operador añadió que tal decisión supondría un incremento de los precios europeos, pero no cree que suponga una «revolución» para los precios de Estados Unidos debido a que hay poca capacidad parada en Europa que pueda reactivarse a corto plazo.

Sin embargo, algunos compradores creen que el impacto seguramente sea limitado, dado que han comenzado a observar un aumento de los volúmenes de Europa que se reservan en Estados Unidos. A principios de agosto, los compradores comenzaron a informar de transacciones de BLC a unos 1.600 USD/tc y de BLF a unos 1.800 USD/tc de al menos dos acerías europeas. Los precios eran en términos DDP Grandes Lagos con fechas de entrega en noviembre.

Estas ventas de importación siguen suponiendo precios considerablemente inferiores a los de la chapa fina de Estados Unidos. El índice de Platts de la BLC de Estados Unidos se situó en 1.901,75 USD/tc, y el de la BLF, en 2.109,50 USD/tc a día 18 de agosto, ambos en términos EXW Indiana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad