El Gobierno de Estados Unidos y la Comisión Europea van a iniciar negociaciones con las que buscan abordar el problema del exceso mundial de capacidad de acero y aluminio y definir una hoja de ruta que acabe con las disputas en el marco de la Organización Mundial de Comercio asociadas a la aplicación por parte de Estados Unidos de aranceles a importaciones provenientes de la Unión Europea de acuerdo con el artículo 232.

La iniciativa, que podría dar pie tanto a una relajación parcial de los aranceles del artículo 232 como de las medidas de salvaguardia contra las importaciones de acero de la CE, que está previsto expiren el 30 de junio, se anunció en un comunicado conjunto de la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, la secretaria de Comercio del país norteamericano, Gina M. Raimondo, y el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovkis, el día 17 de mayo.

«Durante una conferencia virtual celebrada la semana pasada, los líderes admitieron la necesidad de implementar soluciones efectivas que preserven nuestras industrias claves y acordaron dibujar una hoja de ruta que acabe con las disputas en la OMC tras la aplicación por parte de Estados Unidos de importaciones venidas de la UE de acuerdo con el artículo 232», se señaló en el comunicado.

Las fuentes del mercado indicaron que las negociaciones entre la UE y Estados Unidos incluirán cambios potenciales en la denominada lista de «reajuste» de impuestos que la UE presentó en junio de 2018 como reacción a los aranceles del artículo 232 a las importaciones de acero y aluminio. Estos aranceles en un primer momento se iban a aplicar a una lista de productos por un valor de 2.800 millones de euros (3.400 millones de dólares) y estaba previsto que afectaran a un volumen de compraventa por un valor adicional de 3.600 millones de euros en junio de 2021.

«Da la impresión de que la UE y Estados Unidos se están centrando sobre todo en el siguiente tramo de la lista de reajuste, al menos por ahora», indicó un portavoz de la Asociación Europea del Acero, EUROFER, que representa a las acerías del continente.

Salvaguardias de acero

La implementación en marzo de 2018 de los aranceles al artículo 232 llegó antes de que la UE aplicara más avanzado ese año medidas de salvaguardia contra las importaciones de acero más avanzado ese año, lo que incluía un sistema de cuotas para las importaciones de terceros países que se había diseñado para evitar la desviación de mercancías salidas del mercado de Estados Unidos.

El sistema se ha relajado gradualmente y está previsto que una prórroga de más de los tres años para los que se había diseñado inicialmente podría llevar a un torrente de demandas en el marco de la OMC, en particular en un momento en el que algunos precios del acero se sitúan en máximos históricos mientras siguen faltando suministros debido al fuerte aumento de la demanda.

Georges Kirps, analista independiente del mercado, considera que «una modificación de las medidas de salvaguardia de la UE contra las importaciones de acero, en las condiciones del mercado actuales, sería un gran error económico, con un efecto negativo para los principales motores de la industria durante la recuperación de la economía tras la pandemia en la UE y el Reino Unido».

«Las estrictas medidas antidumping y antisubvenciones contra el comercio de acero van a seguir en vigor y afectando a las importaciones de productos claves como los aceros de plantas de fleje», estimó Kirps.

El analista del mercado añadió que es de esperar que la administración de Biden sigue aplicando las restricciones del artículo 232 respecto a China.

Aranceles al aluminio

Gerd Götz, director general de la asociación de productores European Aluminium, declaró por su parte que el grupo «reacciona de manera positiva a las noticias de que la UE y Estados Unidos van a empezar a negociar para dibujar una hoja de ruta que acabe con las disputas en el marco de la OMC tras la implementación de los aranceles del artículo 232».

«En lugar de aplicarse aranceles mutuamente, Estados Unidos y la UE deberían colaborar para abordar la causa primera de los obstáculos a los que se enfrentan las industrias del aluminio a ambas orillas del Atlántico, es decir, el exceso de capacidad de aluminio en China, impulsado por subvenciones».

Además, fuentes del sector del aluminio señalaron que la UE había previsto incrementar los aranceles de represalia el 1 de junio, por lo que el momento en el que se han anunciado las negociaciones podría suponer «una medida para reducir las tensiones comerciales entre la UE y Estados Unidos».

Una colaboración contra la amenaza del exceso de capacidad

La declaración conjunta de Estados Unidos y la CE reconoce la «grave amenaza» y las «distorsiones» existentes para las industrias de Estados Unidos y la UE, centradas en el mercado, consecuencia de un exceso de capacidad mundial causado en gran medida por terceras partes.

La representante comercial de Estados Unidos y la CE están «de acuerdo en que, dado que Estados Unidos y los estados miembros de la UE son socios y aliados y comparten intereses de seguridad nacional similares y son economías de mercado democráticas, pueden colaborar para promover estándares altos, abordar los problemas comunes y pedir cuentas a países como China, partidarios de políticas que distorsionan la actividad comercial», afirmaron en el comunicado.

Estados Unidos y la CE declararon que comenzarán a negociar la resolución en común de los problemas de esta área, lo que incluye tomar medidas contra el exceso de capacidad de acero y aluminio y la implementación de soluciones efectivas, incluidas medidas comerciales adecuadas, para preservar sus industrias claves.

El objetivo es encontrar soluciones antes de que acabe el año que «garanticen la viabilidad a largo plazo de nuestras industrias del acero y el aluminio y fortalezcan nuestra alianza democrática«.

Eurofer, European Aluminium y el Instituto Norteamericano del Hierro y el Acero (AISI) han reaccionado positivamente al plan para abordar el exceso mundial de capacidad.

La OCDE publicó recientemente estimaciones según las cuales el exceso mundial de capacidad de acero se situó en torno a los 650 M.Ton. en 2020. Según Eurofer, este exceso se debe no solo a China, sino también al aumento de capacidad en India, Turquía, Irán, Corea del Sur, Vietnam, Rusia e Indonesia.

Kirps señaló que las acerías chinas operan cada vez más de acuerdo con los dictados del Partido Comunista a la hora de definir sus prioridades en un mercado interno que crece a gran velocidad y para depender menos de los mercados de la exportación.

Por tanto, «el aumento del consumo interno de acero de China absorberá parte del exceso de capacidad de acero de China a medio plazo», calculó.

Por su parte, European Aluminium indicó que el exceso mundial de capacidad de aluminio primario se situó en torno a los 14 M.Ton. en 2018. El grupo de la industria añadió que el informe de la OCDE publicado la semana pasada muestra que, según las últimas investigaciones, la financiación a tipos de interés inferiores a los del mercado desempeña un papel clave a la hora de favorecer a ciertos productores de aluminio, en su grandísima mayoría chinos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad